Comentarios

Publicar comentario

Nº de comentarios: 10

27 Junio 2017
Javier
Es nuestra segunda estancia en El Quintanal. La primera, el pasado mes de octubre, la semana se nos pasó volando y no hemos dudado en regresar. En El Quintanal, la comida, el entorno, la tranquilidad y sin duda, el cariño que pone Cristina en todo, es lo que hace de esta casa un lugar especial del que no quieres marchar y al que deseas volver siempre. María, otro ser humano extraordinario, que también forma parte del alma de la casa, colabora con Cristina cuando es necesario y tiene un espacio para su su Artesanía La Viesca, elaborada con semillas, flores y maderas recogidas en los montes y bosques de Asturias.

28 Mayo 2017
Ignacio y Mari Fe
Un lugar donde perderse, donde disfrutar de la naturaleza,... Hemos estado en Taranes una semana y se nos ha hecho corto. Al acabar la jornada, cenábamos en El Quintanal, donde Cristina, su dueña, además de darnos una comida riquísima: huevos recién puestos, verduritas, arroz con carne, frixuelos,..., nos hacía sentir como en casa con su amabilidad y su sonrisa permanente (¡te echamos de menos!) Por cierto, ya acabado la obra y le han quedado dos habitaciones preciosas y una chimenea con un tiro perfecto, que hacía aún más agradable la sobremesa. Esperamos poder volver pronto.

2 Mayo 2017
Miguel,Mónica,Isa,Hugo y Rubi
Después de pasar el puente de mayo en tu casa,nos hemos sentido como si en verdad fuera nuestra casa. No tenemos más que buenas palabras para ti Cristina,por tu atención y dedicación en todo momento,a tu casa por la comodidad con la que nos hemos sentido. Vistas inigualables desde la habitación. Volveremos pronto,eso es seguro.

13 Marzo 2017
Carmen, Marta, Laura, Martin y Laika
No tengo más que buenas palabras para Cristina y su acogedora casa. Nos pasamos allí las horas, nos alojemos con ella o no. Nada sabe mejor que una cervecita en el jardín o al lado de la lumbre. Y ver a nuestros hijos disfrutar y jugar allí como si estuvieran en su casa no tiene precio. Con ganas de ir en verano y ver cómo ha quedado tras las obras. Y Taranes nuestro refugio. Cuando te enamoras tienes mono de esa persona, pues con Taranes te ocurre eso, siempre volvemos!!!

23 Febrero 2017
Patricia, Manuel, Musa y Manuela
Prometimos volver en invierno, !y lo hicimos! Aunque con el tiempo tan fantástico que tuvimos, cualquier diría que era finales de diciembre. Una vez más, podemos confirmar que cuando estás en el paraíso, las horas vuelan. Gracias, Cristina, por hacernos sentir como en casa; por eses fabes que me hicieron levitar...y dormir una siesta vergonzosa. Esperamos que las obras hayan dejado la casa aún más hermosa y acogedora...si cabe. Un abrazo, besines y trufazos.

16 Septiembre 2016
Patricia, Manuel, Manuela y Musa
Después de lo que he leído en anteriores comentarios, poco queda por añadir. Ponga te deja boquiabierto de principio a fin: su orografía y belleza son apabullantes. Faltan tiempo y sentidos para captar y disfrutar la inmensidad de este pequeño concejo. Taranes: pequeñina, tranquila, hermosa...Tanto si hace sol como si orbaya. Enamorada quedé de la niebla vespertina que desciende del Tiatordos y arropa a la aldea en un manto envolvente de serenidad y placidez. Cristina: !Ye un cielo de moza! Tan rica, tan agradable, tan buena cocinera...Y lo mejor: transmite una calma, que no hay mejor tratamiento anti-estrés para los que vivimos en una gran ciudad. La casa es perfecta. El aspecto más reseñable de nuestra estancia: los perros son tan bien recibidos y tratados como los humanos. Prometimos volver en invierno y lo haremos. Por nada del mundo me pierdo esa chimenea encendida, un buen libro y...el Glühwein lo pongo yo. !GRACIAS! Besines y trufazos.

12 Septiembre 2016
Gonzalo
Somos de Valencia, yo había estado en Redes en diferentes ocasiones pero nunca en Ponga, y fuimos en julio entrando por el embalse de Riaño, por el puerto del pontón, dirección Cangas, ha medida que te adentras en el desfiladero de los Beyos te das cuenta de que es algo alucinante, de lo más bonito que he visto, llegas a Taranes y fenomenal también, si tienes ganas de perderte, es el sitio. La vista desde la posada, genial, con el Tiatordos majestuoso enfrente, imponente. Cristina majísima y muy cierto que cocina como los ángeles, cenamos una sopa de cocido increíble al rato de llegar, repetimos los tres, hasta mi hijo, y eso ya es raro, nos hizo también una fabada que le encargamos y una maravilla también. Creo que volveremos, aunque somos de los que nos gusta ir cada vez a un sitio e ir conociendo lugares. Para gente montañera muy bien porque los dos senderismos de montaña de Ponga salen de Taranes.

22 Agosto 2016
Eva y Alex
El mejor sitio donde hemos comido sin duda, por las vistas, por la magia del lugar por la cocina y por el trato. Estuvimos hace 4 años comiendo cochinillo y ternera guisada también probamos las patatas al cabrales todo deliciosos, Este año volvimos y todo igual de bueno o mejor y volveremos siempre que podamos mientras Cris esté al mando de los fogones, cocina como los ángeles. Si estas cerca de la zona no dejes pasar la oportunidad. Saludos de Eva, Alex y Bruce

15 Agosto 2016
Angel
Es un lugar maravilloso, de una paz inmensa, unas vistas extraordinarias, buena comida y un trato exquisito por parte de Cristina la chica que lo regenta. Volveré sin duda.

15 Agosto 2016
Eva, Laia i David
Tuvímos la oportunidad de probar el cabrito asado que hizo Cristina, y la verdad...espectacular. Hacía tiempo que no comíamos una carne tan buena! Julio nos recomendo el lugar para comer y chiapó! Molt bon menjar! Salut!